Buscar por

¿El comunismo es una raíz de la “cuarta transformación”?

 

Por: Ángel Chávez

 

Hace casi dos años, en noviembre del 2019, López Obrador expidió un decreto a favor de la memoria de dos militantes del Partido Comunista Mexicano disuelto en 1981, Valentín Campa y Arnoldo Martínez Verdugo, haciendo que sus restos fueran trasladados a la Rotonda de los hombres ilustres y sus obras políticas fueran rescatadas. Sumado a esto, en el marco del llamado centenario de la fundación del PCM, un grupo de intelectuales plegados al gobierno, organizó un evento que, encabezó entre otras figuras la hoy “Tesorera de la federación” Elvira Concheiro.

Estos actos fueron el inicio del intento gubernamental de implantar la falsa idea de que el gobierno burgués de López Obrador o la llamada “Cuarta Transformación”, tiene como una de sus raíces la lucha de los comunistas; argumento que haría pensar que el gobierno de López Obrador es la concreción de las aspiraciones de los comunistas. En este camino el Estado ha recibido la ayuda de un grupo de excomunistas entre los que destacan Elvira Concheiro, Pablo Gómez, Alejandro Encinas, entre otros. Actos institucionales, foros académicos y artículos en la prensa burguesa, han sido algunos de los métodos para implantar su visión histórica.

Una de las más recientes acciones de estos excomunistas junto con López Obrador, fue la publicación, en diciembre del 2020, del libro Arnoldo Martínez Verdugo. Obra de un dirigente comunista, que es una compilación de textos de quien fuera el último secretario del PCM. La compilación y coordinación son de Elvira Concheiro, y es presentado por López Obrador, Pablo Gómez y Martí Batres. Las instituciones que colaboraron en la publicación fueron el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el Centro de Estudios sobre el Movimiento Obrero y Socialista (CEMOS), la cámara de diputados y la editorial AKAL.

Pese las múltiples siglas y el presupuesto del que seguramente se dispuso, la edición presenta múltiples errores, siendo los más vistosos la organización del libro que cuenta con tres apartados (I. Lucha por la democracia y el socialismo, II. Por la libertad política y la unidad de las izquierdas y II. Memoria) cuya justificación es muy ambigua y no solo no permite apreciar el desarrollo del pensamiento de Martínez Verdugo, sino que además descontextualiza múltiples textos que deberían ser leídos y comprendidos como unidad, además de que hay pocos documentos de la vida interna del partido, lo que empobrece las aspiraciones de la compilación.

Otro descuido de la edición está en que no posee un índice útil para poder localizar los múltiples textos que componen la antología, cada capítulo se subdivide en unos cuantos ejes temáticos, por lo que no es un material práctico de consulta; esto se corresponde con la dimensión física del libro, un abultado tomo de casi mil páginas, lo que le destina a ser una obra para consulta de especialistas y académicos y no para la difusión del pensamiento y obra de Martínez Verdugo. A esto se suman una serie de errores en las citas y notas a pie, el casi nulo intento de hacer una identificación de personajes y autores en las fotografías que se incluyen.

Tales errores y descuidos en la edición, no se corresponden con el apoyo institucional que arropó la publicación, pero pueden ser explicados considerando que el interés real no era difundir la obra de Martínez Verdugo, sino producir un producto que demostrara que efectivamente la lucha de los comunistas encontró su realización en el gobierno de López Obrador. Pareciera que hay un desesperado deseo de la coordinadora del libro y los demás colaboradores, por enlazarse con el gobierno burgués y arrastrar con ellos la historia de los comunistas en México.

Quienes liquidaron el Partido Comunista, hoy toman su historia como medio para escalar en las esferas de la política burguesa, tal acción hace pensar que nunca fueron verdaderos comunistas, y usan el pasado como moneda de cambio para lucrar en su favor.

Por nuestra parte, negamos que el comunismo sea raíz de la “Cuarta transformación”, pues el comunismo busca la desaparición del capitalismo, de la explotación del hombre por el hombre, derrocar el poder de los monopolios, una sociedad nueva en que la enorme riqueza producida por la clase obrera está a su disposición. Nada de esto se ha cumplido, ni se cumplirá, en el gobierno de López Obrador. En todo caso, se debe aclarar que si el grupo de ex-eurocomunistas que liquidaron al PCM encuentra un vínculo con el actual gobierno socialdemócrata, es porque en la ruta que emprendieron en la supuesta renovación y renuncia a la ortodoxia, llegaron a renegar del marxismo leninismo y se convirtieron en oportunistas que hoy buscan seguir confundiendo a la clase obrera y desviándola del camino de la revolución.

Los verdaderos comunistas no tenemos nada que ver con el gobierno de López Obrador y MORENA, sino como oposición a su carácter burgués y de sus políticas antiobreras y antipopular, como la firma del tratado de libre comercio TMEC, el proceso de militarización, los recortes a los sectores de ciencia, cultura y educación; promotor de la precarización del trabajo por medio de tolerar la subcontratación y con programas como “jóvenes construyendo futuro”. Los verdaderos comunistas, el Partido Comunista de México, consideramos que el actual gobierno es una gestión socialdemócrata que extiende la vida del capitalismo y busca desmovilizar y atenuar los choques apelando a la colaboración de clases.

Son los reformistas y revisionistas los que creen que el gobierno de López Obrador representa la culminación de las aspiraciones de los comunistas o un paso o etapa rumbo al socialismo que es aplazado como indefinidamente; ambas ideas los entrampan a estos “comunistas oficiales” en la colaboración con los monopolios y los hace partícipes de la explotación, del asesinato de dirigentes sociales, de ambientalistas, de la devastación de la naturaleza por los monopolios y de la extensión de la vida de este sistema que mantiene en miseria a más de 55 millones de mexicanos.

Nosotros, el Partido Comunista de México, hemos emprendido la lucha en el campo de la política, pero también nos hacemos presentes en el combate por la historia, al que hemos respondido con la creación del Centro de Estudios Marxistas, con la digitalización y difusión del legendario periódico El Machete, con un festival vivo y lleno de juventud en el 2019, que fue arropado con pinturas de Mario Orozco Rivera e intelectuales como John Womack. Pero la respuesta más notable es la recuperación del nombre de periódico El Machete para la prensa y órgano del Comité Central de nuestro partido, cuyo no.1 ve la luz en mayo del 2021.

3 comentario en “¿El comunismo es una raíz de la “cuarta transformación”?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *