Buscar por

La Emancipación De La Mujer Desde El Realismo Socialista – Novela “La Madre” –

 

 

 

La novela de la madre, se desarrolla en un contexto previo a la revolución de 1917 en Rusia, en un arrabal obrero y en ella podemos comprender las condiciones en las que se encontraban viviendo la clase obrera, la cual no es distinta de nuestros tiempos, obreros viviendo en casuchas que al estar alrededor de las fábricas se miraban sucias, calles llenas de fango, obreros trabajando todo el día y sus cuerpos completos llenos de grasa de máquina, incluyendo su rostro y cabello, podemos ver que también desde las condiciones laborales muy precarias que existían en aquel entonces, tampoco hay gran diferencia con el ahora.

Los protagonistas son Mijaíl, el mejor herrero de la fábrica, quien muere debido a una hernia que se le generó por lo pesado del trabajo que desempeñaba, su hijo Pável, que es dónde todo comienza, y Pelagueia Nílovna (madre de Pável) en quien se centra principalmente la historia, una mujer alta, delgada, pero encorvada por los golpes del marido y de la vida, por el simple hecho de ser mujer.

Al comienzo podemos leer cómo Pável al ver morir a su padre decide que quiere llevar la misma vida que él llevó, es decir, ser un obrero más de la fábrica, beber hasta embrutecerse después de la jornada laboral extenuante y divertirse, si era posible con prostitutas, esa era la realidad que vivían y enfrentaban todos los obreros, pues beber hasta perderse era la única manera de distraerse del pesar de la vida que llevaban, lo cual insisto, se sigue viviendo en la actualidad.

Sin embargo, todo comienza a cambiar para nuestra protagonista principal, Pelagueia, al comenzar a identificar en su hijo, nuevas formas de ser y pensar. Ella empieza a ver que su hijo ya no bebe, es atento con su higiene personal, limpia su cuarto, duerme tarde por estar leyendo, le ayuda en los quehaceres del hogar y con respeto y cariño, comienza a llamarle “madrecita” o “madre”. Aunque esto asusta a la madre en un principio, Pável le explica que aunque lee libros prohibidos que pueden llevarlo a la cárcel, él ha descubierto la verdad sobre el porqué todos los trabajadores del mundo viven con pesar, hambre y carencias en su vida, hasta el fin de su existencia y comienza a cuestionarla sobre sí misma cómo mujer y sobre si realmente ha vivido y ha sido feliz.

Pelagueia al darse cuenta de que su hijo habla con verdad y su mirada y su ser expresaban el fervor de la verdad que había llegado a comprender, seguro de lo que hablaba, en ella se iban despertando sentimientos vagos y profundos, se sentía orgullosa de saber que su hijo la comprendía cómo mujer que siempre fue humillada, maltratada y golpeada por su marido, también las palabras de Pavel, despertaban en ella un vago sentimiento de inconformidad por llevar una vida triste, pues para ella y todas las mujeres de aquel tiempo, ser mujer implicaba vivir siempre con dolor y tristeza, no existía nada más para las mujeres. Desafortunada visión nos muestra la novela y nada distinta de lo que vivimos las mujeres actualmente.

La primera vez que Pelagueia comienza a comprender lo que su hijo le expresaba sucede al conocer a los camaradas varones quienes la tratan con respeto y cariño, situación que le causa asombro pero seguridad, y con quienes puede desenvolverse con naturalidad, lo que le permite a ella estar presente en los círculos de estudios y reuniones de su hijo y sus camaradas, compartiendo Té caliente, pues gracias al samovar ella tenía la pequeña excusa de permanecer cerca de su hijo y de sus camaradas, todo esto le permite a ella ir conociendo a otras mujeres cómo ella, y que también son camaradas, primero conoce a Natasha una chica que abandonó a su familia, pues con ellos al igual que su madre, sufrían lo mismo que Pelagueia, pero una chica fuerte y decidida, también conoce a Sáshenka una chica solitaria y de carácter fuerte. Por lo que en Pelagueia comienza, sin siquiera ella notarlo, a despertar su conciencia y a ser una pieza clave que Pavel y sus camaradas necesitan para llevar a cabo una serie de tareas partidarias.

Surge entonces que en la 1ra parte de la novela, La Madre inicia con pequeñas tareas, cómo esconder los libros “prohibidos”, escucha las reuniones, aprende a leer, al ser apresado Pavel, ella comienza a involucrarse en la vida partidaria al entregar, de manera ilegal, al interior de la fábrica, panfletos, que después se repartirán entre los obreros. Con forme uno se va adentrando en la novela, se puede leer cómo la Madre, realiza otras tareas cómo elaborar los panfletos, elaborar carteles para pegar a las afueras de la fábrica, recoger y entregar periódicos, emocionarse por la celebración del 1ro de mayo, marchar en el 1ro de mayo, gritar a los obreros para que comprendan que lo que su hijo y demás camaradas hacen, es por el bien común y para tener una vida digna.

En la segunda parte de la novela, Pavel no saldrá de la cárcel por marchar el 1ro de mayo e incitar a los obreros, por lo que Pelagueia se va a la ciudad y ahí conoce a Sofía, quien es una camarada que lleva tareas de gran complejidad, y con quien comienza con la labor de llevar libros a los mujiks (campesinos), de manera ilegal, y aunque en el campo la madre vive la pérdida de un camarada mujik, logra comprender que aunque están muertos los cuerpos de los camaradas, sus ideas y sus actos siguen vivos entre los demás camaradas, también logra comprender que las relaciones amorosas entre camaradas, son muy fuertes y que aunque no estén juntos, lo primordial es cumplir con las tareas partidarias, lo que les da más valor y les permite estar más unidos. La parte final de la novela nos revela que en su último viaje de la ciudad al campo, Pelagueia es una mujer completamente distinta, una mujer que ha perdido el miedo y lo ha convertido en fuerza, seguridad, sencillez, amor a los demás y con un objetivo claro, la revolución socialista y ella al darse cuenta de que es otra mujer, confronta a los gendarmes quienes la iban siguiendo y les hace saber a todas las personas que se encontraban en el andén del tren, que ella al igual que su hijo luchan por un mundo mejor, afrontando así, con valentía, las consecuencias que ello traería, dejando entre ver que Pelagueia se ha convertido en una revolucionaria.

La novela nos revela una serie de particularidades que La Madre adquiere al involucrarse en una vida partidaria, demuestra cómo aprendió a leer, que la practica la ayudo poco a poco elevar su conciencia de clase, pudo ver que en el partido de la clase obrera hay organización para realizar tareas que permitan cumplir el objetivo, comprendió que la lucha es indispensable, le dio habilidades que jamás se hubiera imaginado, cómo el ser más observadora, audaz y cuidadosa, realmente se convirtió en toda una revolucionaria. Por lo que la novela también nos da un mensaje claro, que únicamente y sólo bajo el socialismo, la mujer proletaria a la que le ha sido negada toda oportunidad de vivir, será libre y  completamente emancipada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *